La Catedral de Oviedo

Sin duda, el de Oviedo es de los más interesantes complejos catedralicios de toda España

Origen del conjunto catedralicio de Oviedo

La Catedral de San Salvador de Oviedo tiene trece siglos de historia puesto que el primer templo erigido en el solar actual data del siglo VIII, en tiempos del rey asturiano Fruela I. Esta iglesia fue parcialmente destruida por un ejército musulmán cordobés en su ataque a Oviedo en el año 794.

Pocas décadas después de estos avatares, el gran monarca asturiano Alfonso II mandó edificar en el mismo lugar un gran complejo religioso-palatino constituido por un nuevo templo catedralicio (San Salvador), la iglesia de Santa María, la de San Tirso y la Cámara Santa, junto a algunas residencias palaciegas.

El nuevo edificio catedralicio de San Salvador pudo estar terminado en la temprana fecha del año 821 y tendría unas dimensiones más que respetables de unos cuarenta metros de longitud, siendo el edificio más grande de la Arquitectura Asturiana (al menos, de los edificios conservados). Su planta sería basilical con tres naves más un transepto. La cabecera sería triabsidal y abovedada con ladrillo. Se dispusieron doce altares dedicados a los Apóstoles.

El aspecto de la catedral de San Salvador construida por Alfonso II no debería ser muy distinto a la también ovetense iglesia de San Julián de los Prados.

Por su parte, la desaparecida iglesia de Santa María estuvo adosada al costado norte de San Salvador y estaba destinada a liturgia funeraria dedicada a Alfonso II.

Afortunadamente, de San Tirso nos queda el muro del ábside central, con su polémico ventanal de tres vanos con columnas, rodeado por alfiz. Decimos polémico porque el alfiz se ha considerado invento musulmán y en esas fechas tan tempranas no había podido llegar a Asturias por lo que estos restos de San Tirso no serían de comienzos del siglo IX sino del X o respondería a una restauración añadida en este siglo.

Cámara Santa

La llamada Cámara Santa, integrada hoy en la estructura gótica de la catedral ovetense junto a la conocida torre de San Miguel, es una capilla palatina con más que probable función martirial cuyos orígenes se remontan a los años de reinado de Alfonso II el Casto, a comienzos del siglo IX.

Consta de dos partes principales: Un piso bajo conocido como “Cripta de Santa Leocadia” en el que reposan y se veneran los restos de la propia Santa Leocadia y de San Eulogio, trasladados a tierras astures desde Córdoba por Alfonso III por el presbítero Dulcidio; y un piso principal notablemente reformado entre finales del siglo XII y principio del XIII que, además, sufrió graves desperfectos en 1934 con motivo de la Revolución Asturiana, siendo finalmente reconstruida entre 1938 y 1942.

Datos de interés

HORARIOS
Domingos Cerrado
Lunes a Viernes 10:00 – 17:00 / 18:00 / 19:00
Sábado 10:00 – 17:00

Consultar el sitio oficial con el calendario de acceso.

COORDENADAS GPS

Lat. 43°21’44.8″ N
Long. 5°50’36.7″ O

Fuentes

Documentación de turismo del Gobierno del Principado de Asturias

Toda la información es orientativa. Puede cambiar sin previo aviso.
Consultar las fuentes originales para confirmar la información de esta sección.

Ultima actualización __ Septiembre 2018